EL VIAJE DE GIDO, EL LIDERNAUTA PERDIDO

Vivimos en un cambio de paradigma. El nivel de complejidad de los escenarios ya no es soportable por los modelos de gestión con los que contamos actualmente en nuestras organizaciones, y esto nos presenta el mayor reto del liderazgo de nuestro tiempo:  DESAPRENDER PARA VOLVER A APRENDER. 

Un proceso que nos obliga a NAVEGAR POR EL LIDERAZGO, pues necesitamos reimaginar y soñar, para poder construir y transformar. Y por eso te presento a GIDO: el lidernauta perdido. ¡Pasen y vean!

Porque si un astronauta es aquel que navega por el espacio, un lidernauta es aquel que navega por el liderazgo.

Y es en ese navegar, en ese proceso de reimaginar, de desaprender para volver a aprender, cuando el SOÑAR resulta clave.

Porque sin sueños no hay esperanza, y sin esperanza no hay futuro.

Y por eso he creado a GIDO. Porque necesitamos recuperar el poder de las historias y los mundos imaginarios para llevarnos a otro lugar, a otros espacios desde los cuales seamos capaces de REIMAGINAR otras maneras. 

Bienvenido/a LIDERNAUTA. 

¿Preparado/a para llevar a tu organización camino a las estrellas?  


INTRO: ¿Quién es gido?

Esta es la historia de GIDO, el lidernauta perdido. La historia que relata el camino del liderazgo que necesitamos en este siglo para construir mejores organizaciones para un mundo mejor

CAPÍTULO 1: GIDO Y FLAMENQUÍN, SU STATUS QUO

Lo despertó un sol abrasador. Ahí estaba GIDO, encima de flamenquín, un flotador que lo mantenía a flote pero a la deriva en algún lugar del Océano Atlántico…

CAPÍTULO 2: GIDO EN DESCENSO. ¿OPORTUNIDAD O HUNDIMIENTO?

Flamenquín, como nuestro status quo, no pudo soportar la última embestida con el iceberg, y terminó pinchándose haciendo caer a GIDO al fondo del mar…

 

¿Qué será entonces de GIDO?

 

CAPÍTULO 3: LA DESTREZA DE GIDO ¿UN MEDIO, O UN FIN?

FGIDO se sintió embriagado de dicha. Se sentía, profundamente ganador. Pensaba que ya solo conocería la dicha de vivir rodeado de abundancia y crecimiento. Pero pronto sucedió algo que lo despertaría de nuevo…

 

 

CAPÍTULO 4: LA DETERMINACIÓN DE GIDO ¿A PRUEBA DE OBSTÁCULOS?

GIDO comenzó a correr. Estaba seguro de que esta vez, cuando llegara a su lugar, sabría reconocerlo. Corría y corría sin rumbo, hasta que tropezó con una piedra, y tras saltar por los aires unos instantes, chocó de un golpe seco contra el suelo… ¿Qué ha sido eso?

CAPÍTULO 5: GIDI, LA NAVE DE GIDO, de nuevo rumbo a las estrellas

GY por fín, después de desafiar el status quo, quitarse puntos ciegos, recuperar su determinación, dejar de confundir el medio con el fin e ir por debajo de sus posibilidades, GIDO encontró su nave…

 

Y así, recordó, QUIÉN ERA

 

SI TÚ TAMBIÉN QUIERES ENCONTRAR LA NAVE QUE TE LLEVE A TÍ Y A TU ORGANIZACIÓN CAMINO A LAS ESTRELLAS...

 

¡En nada abrimos compuertas!